ANNA CALVI

Álbum (2018)

Hunter

En su primer disco largo en cinco años, Anna Calvi renuncia
finalmente a las distancias cerebrales –a la coolness– para
ofrecer su obra más ligada a emociones y cuerpo. No es que su música
haya cambiado en exceso: todavía hay baladas épicas, canciones no
tan difíciles de imaginar en una película de James Bond (“Swimming
Pool”), goth rock visceral y contrastes entre voces susurradas
–algunas más esotéricas, a lo Siouxsie, y otras que bordean lo
operístico–. Pero hay una nueva libertad en la forma de abordar
esos elementos, como si la artista tuviera ganas de dar la versión
más honesta posible de sí misma.

Ella nunca ha ocultado su queerness y su reticencia a aceptar los
roles clásicos de género: todo eso estaba ahí para quien quisiera
leerlo, en canciones de
Source: FS – 2 Music News
ANNA CALVI